Esta frase de Vince Lombardi la escuché por primera vez en el Super Bowl del 2013 durante el show de medio tiempo de Beyoncé. Vince Lombardi es considerado uno de los mejores entrenadores de fútbol americano en la historia de la NFL, llevando a su equipo a la victoria en los 2 primeros Super Bowl.