Mélodie es la segunda app que hago para iPhone, fue hecha en mis vacaciones de verano y me demoré casi 2 meses en hacerlo. A diferencia de la primera, Deudas, quería hacer algo diferente y a la vez seguir aprendiendo cosas nuevas.

Una de las cosas que quería aprender era como hacer que la app se conecte a internet. Para lograr tener conectividad con internet se necesita de un webservice, que viene a ser como el intermediario entre la aplicación y el servidor, pude hacerlo con PHP (con el que tengo más experiencia) pero me animé a hacerlo con Node.js porque siempre he escuchado cosas buenas de Node.js y era la oportunidad perfecta para aprender a usarlo.

Con cada nueva pantalla o funcionalidad que agregaba a la aplicación, el webservice se iba ajustando a mi app. Recuerdo que al principio no entendía muy bien Node.js pero ahora me parece tan fácil de usar. Una de las cosas que más me gusta es su comunidad y las extensiones o módulos que son desarrollados por otros desarrolladores. Para cada cosita que necesita como para encriptar contraseñas o para generar un token, había un módulo.

De nada sirve el webservice si la aplicación no cuenta con una manera de conectarse al webservice y de interpretar el resultado (en mi caso el webservice devuelve un JSON). Aprendí como hacer esa conexión de la manera tradicional pero que bueno que existen librerías como Alamofire o SwiftyJSON que reducen significativamente el número de líneas de código.

Otra de las cosas que quería mejorar era el diseño y la interfaz de usuario, quería probar hacer cosas que me gustaban de otras aplicaciones, jugar con colores, íconos, étc. Cuando usas otra aplicación muchas veces no te das cuenta de los detalles, en mi caso algunos detalles tan sencillos que tal vez nadie nunca se de cuenta como una transición con animación o un efecto blur me tomaron varios días en terminar. Son cosas sencillas pero que pueden mejorar la experiencia del usuario.

Paso el tiempo y mi aplicación iba tomando forma. Ya tenía casi todo listo pero me faltaba lo más difícil: el nombre y el ícono.

Escoger el nombre es difícil porque tienes que asegurarte que no haya sido usado antes en el App Store y porque quieres que sea algo simple y fácil de recordar. La primera vez registré la app como Melodie (sin tilde) pero no procedió porque el nombre ya estaba tomado, probé con Mélodie (con tilde) y si procedió, que bueno que existen las tildes.

El ícono también es difícil, al final terminé con casi 40 iconos distintos.

Estos son algunos de los tantos íconos...

Tomó mucho esfuerzo y dedicación desarrollar esta app y estoy muy feliz con el resultado y todo lo que he aprendido. Descargar Mélodie en el App Store